Instituto Paz y Solidaridad Serafín Aliaga de CCOO | 16 julio 2024.

Cuaderno sobre el proceso de Paz en Colombia, ODS y Trabajo Decente

    Analiza situación de derechos humanos y líderes sociales, la implementación del Acuerdo de Paz firmado en 2016 (noviembre 24) entre las guerrillas de las Fuerzas Armadas de Colombia, FARC y el gobierno de Colombia, y los avances en ODS

    30/03/2021.
    Cuaderno sobre el proceso de Paz en Colombia, ODS y Trabajo Decente

    Cuaderno sobre el proceso de Paz en Colombia, ODS y Trabajo Decente

    En este cuaderno se analiza la situación de derechos humanos y de los líderes sociales, la implementación del Acuerdo de Paz firmado en 2016 (noviembre 24) entre las guerrillas de las Fuerzas Armadas de Colombia, FARC y el gobierno de Colombia, muestra cómo el incumplimiento del actual gobierno de Iván Duque (2018-2022)1, de orientación ideológica conservadora y la compleja situación de la restitución de tierras a las víctimas, generan un grave riesgo para la paz.

    En la segunda sección se analizan los avances de los ODS en el país, cotejando la relación entre la simulación de la paz y los riesgos en los retrasos que provocaría el no cumplimiento de los ODS, en especial del trabajo decente, agravado por la situación de la pandemia dela Covid19, y la tercera sección se incluye la perspectiva sindical frente a la paz y los ODS y algunas reflexiones orientadas a la acción para defender la paz como una condición necesaria para el ejercicio de la libertad sindical.

    En la primera sección se muestra que el bajo nivel de cumplimiento del Acuerdo de Paz, obedece a la política de simulación por parte del gobierno de Duque, y su partido a Centro Democrático, quienes desde la campaña electoral habían anunciado “hacer trizas el Acuerdo de Paz”. Esta estrategia mal intencionada de una elite colombiana mezquina han provocado un agravamiento de la situación de derechos humanos, de violencia contra los líderes sociales y de defensores de derechos humanos, y a la vez un efecto negativo en el cumplimiento de los ODS en el país, en la medida que se retrasan las metas de reducción de la pobreza y de promoción del trabajo decente, de por sí afectados por los impactos de la crisis generada por la Covid19.

    De acuerdo con el seguimiento periódico que realiza la Escuela Nacional Sindical, ENS, desde la firma del acuerdo de paz se han registrado al menos 713 violaciones a la vida, la libertad y la integridad contra sindicalistas, entre ellas 104 homicidios, lo que genera mayores riesgos para el ejercicio de la libertad sindical y la negociación colectiva debido al recrudecimiento de la violencia, y al ambiente de estigmatización contra las y los sindicalistas por parte sectores ligados al gobierno. Persiste una deuda histórica con los campesinos, trabajadores rurales y las comunidades, en cuanto a resolver el problema de la tierra mediante el cumplimiento efectivo de la reforma rural integral, la sustitución de cultivos ilícitos y desescalar la guerra que aún persiste en varias regiones del país. El año 2019 fue el más mortal para los y las excombatientes de la extinta guerrilla, con 77 asesinatos, lo que en términos de tasa de homicidios es casi 23 veces más alta que la nacional.

    El Instituto Kroc revela un panorama desolador dado que sólo el 25% de los compromisos del Acuerdo se han implementado correctamente. Si el ritmo de implementación continúa igual durante los dos últimos años del gobierno Duque, solo la mitad de las disposiciones contempladas para implementarse entre 2020 y 2022 estarían cumplidas al final de su mandato, si continúa la presión y acompañamiento de la sociedad civil y la comunidad internacional